Josimar y Cristina ya tienen un techo donde dormir: un compañero de trabajo les presta una casa segura