El viento cambia de dirección y le juega una mala pasada a La Palma: "Ahora, las cenizas vienen hacia nosotros"