Joaquín Prat intenta consolar a una vecina de La Palma, rota por el futuro de su nieto: "No llores, por favor"