El dispositivo de seguridad para los disturbios de Barcelona, en el punto de mira