Los comerciantes de Barcelona denuncian el gran coste económico que les suponen las protestas