Una marea de gusanos llega a una playa filipina: "Es como una maldición bíblica"