Análisis de Twelve Minutes: una aventura gráfica en un bucle temporal