Manolo, el hostelero insumiso, da su brazo a torcer y cierra el bar para servir solo a domicilio: "Me han intentado meter un 'puraco"