Miguel consigue que todo el mundo se eche las manos a la cabeza: “Me gusta mucho beber agua del mar”