Mari y el desamor: “Es como a los cochinos cuando les han sacado la sangre para hacer la morcilla”