La conversación sexual de un asturiano y una vasca: “Tú levantas la piedra y yo la empotro”