Delia, ante la profesión de Daniel: “Los cuernos no te los puedo poner, ¿no?”