Vecinos de un pueblo de Ourense sirven, un año más, la tapa de pulpo más grande del mundo