El presunto asesino de Hospitalet llevaba una doble vida