Máxima crispación entre la sociedad catalana: "Nos hemos perdido el respeto todo el mundo"