El okupa exespía de la KGB se cae de la bañera y no cumple su promesa de marcharse: “Ahora se hace el pobrecito”