Jesús Calleja se atreve con el yunque y ayuda a forjar a fuego el nuevo sueño del gran maestro herrero Ramón Recueros