Calleja vive uno de sus vuelos más divertidos junto a Fran, el alfarero de Puente: “Lloro, río, me meo, no sé”