Manolo, el hostelero insumiso de Cataluña no cumple la promesa que le hizo a Risto: “No puedo ultrajar la bandera, es un delito”