Penas de prisión de hasta dos años por “mandar al Rey al carajo”