Los aspavientos de Jaime Peñafiel al escuchar las acusaciones que se le han hecho a Juan Carlos I por su elevada libido