El príncipe heredero saudí llega a España con un contrato de los 2.000 millones