El protagonista de 'El pintor de almas' nos transporta al momento de construcción de los edificios modernistas de Barcelona