La causa que podría hacer a las mujeres más proclives a sufrir los trombos: su mecanismo autoinmune