Joaquín Amills, portavoz de la familia de Anna y Olivia, con la voz quebrada: "Pensábamos en la posibilidad de que las niñas estuvieran vivas"