La técnica de Irene para decir que no a los hombres: “Mal, muy mal, malamente, tra,tra”