Ni peleando con un oso ni haciendo deportes de riesgo, lo de LLuis ha sido una “cutre caída”