Nuria y Serrano, un beso eterno y de… “rodillas como un príncipe”