Elsa no quiere tener hijos: “Los niños me parecen patatas cocidas, son muy pesados”