María del Carmen, a Antonio: “Pues célate porque si tengo que elegir me quedo con Sobera”