La inseguridad y la ternura se esconden tras un pelo rosa: “Tengo una coraza”