Lidia se olvida del físico de Antonio y se deja llevar por el corazón: “Puede funcionar”