El calvario de la víctima de la manada de Manresa: sigue necesitando tratamiento psicológico