Las vacaciones: un lujo que no todos los países disfrutan