La terminal de llegadas del aeropuerto de Hong Kong, colapsada por los manifestantes antigubernamentales