Desunión política y 'teorías conspiratorias', protagonistas del segundo aniversarios de los atentados de Barcelona