Estado Islámico reivindica el atentado en un salón de bodas que ha dejado 63 muertos y 180 heridos en Afganistán