El sector turístico mira con angustia la desescalada: pide mayor flexibilidad para no hundir sus negocios