Miembros de la policía narran el infierno vivido en Barcelona y critican la insuficiencia del dispositivo