La presunta parricida de Girona preparó el cumpleaños de su hija mayor antes de cometer el crimen