La madre de las niñas asesinadas en Girona rehuía de la gente y no escolarizó a su hijas