El estafador Paco Sanz se libra de la cárcel y consigue que el Estado le devuelva 4000 euros de su fianza