Diez días en el Mediterráneo y más de 300 personas a bordo: el Open Arms y el Ocean Vikings presionan a Europa