Doctores con estancias en el extranjero sobreviven dando clases a escolares