Tomás, asesino confeso y torturador de su pareja, una cirujana de Madrid, sigue en busca y captura