La otra cara de los disturbios en Barcelona: el esfuerzo que hacen los servicios de limpieza