El bocadillo de la polémica: la comida de los antidisturbios para frenar el caos en Cataluña