La incidencia sube 8 puntos pocos días después de Semana Santa: 182,09 casos por cada 100.000 habitantes