Sacos de harina, azulejos y botellas: Los objetos que los radicales arrojan a la prensa en Barcelona