Bengala en mano y a gritos : así esperan los no independentistas a los CDR